La llegada del segundo bebé a casa es una experiencia maravillosa. La nueva ilusión mezclada con la experiencia y el aprendizaje que nos ha dejado el primer embarazo y la crianza, nos permiten disfrutar este proceso con mayor calma y plenitud. Sin embargo, hay algo que es absolutamente nuevo en estos casos: ¿Cómo va a reaccionar mi chiqui con la llegada del nuevo bebé?

Este tema no es cosa menor. Lo primero que tienes que saber es que es normal que el hermanito(a) mayor experimente algunos cambios en su comportamiento cuando el bebé nace. Por nada del mundo dejes que te gane la culpa, pero aquí te damos unas pequeñas recomendaciones que serán muy útiles:

1) Involucra al mayor en el cuidado del bebé

Háblale y dile que lo van cuidar juntos, que por favor te pase la ropita o la toalla. Puedes también permitirle que escoja lo que se va a poner el bebé en el día. El objetivo es que nuestro chiqui mayor se sienta involucrado en el proceso, parte de esta nueva etapa de familia.

2) Saca tiempo para compartir a solas con tu hijo(a) mayor

Al inicio, cuando no puedas salir de casa, puedes buscar esos momentos por ejemplo en la noche, a la hora de leer un cuento o en el momento de la comida. Ustedes dos solitos (o los tres, si están presentes los dos padres). Cuando ya pasen los días y puedas salir a la calle, esos espacios pueden girar hacia ir a comer un helado juntos (sin el bebé) o ir a cine o ir al parque. Esta estrategia permitirá que tu chiqui mayor no sienta que perdió la atención y los momentos especiales con mamá y papá; esto le ayudará a reafirmarse y a sentirse importante para ustedes.

3) Verbaliza y exprésale tu amor al hermanito(a) mayor

A veces damos por sentado que las personas saben que las queremos y no lo decimos lo suficiente. A todos los seres humanos nos gusta que nos digan que nos quieren y a los niños pequeños, aún más. La reafirmación de ese amor incondicional llena el piso emocional y les da seguridad y certeza. No hay nada como el amor de mamá y papá. Así que aprovecha esas noches, cuando lo vas a acostar y dile lo mucho que lo quieres y lo importante que es para tí…

Sin duda vas a tener días difíciles y otros más tranquilos…no te preocupes, vive un sólo día a la vez y recuerda que más temprano que tarde los verás jugando por toda la casa y estarán agradecidos por siempre porque ha llegado a casa quien será su mejor amigo para toda la vida.