Están dos niños cocinando, cocinar con tus hijos es importante.

Cocinar con tus hijos: un laboratorio lleno de aprendizajes

¿Sabías que la cocina es uno de los lugares donde los niños activan los dos hemisferios (izquierdo y derecho) del cerebro al mismo tiempo?

Recientemente ha cogido un auge maravilloso la cocina en todas sus dimensiones: para los niños como espacio de aprendizaje y de diversión, para los estudiantes como proyecto de vida y para la industria creativa como opción de empresas prósperas…

En el Jardín Bumble Bee estamos convencidos de que la cocina es un espacio mágico e ideal para compartir momentos con tus hijos que quedarán en sus recuerdos y en su corazón para toda la vida. Y es que la cocina activa los sentidos y nos transporta a la época de nuestras tías, abuelas y mamás que han puesto en práctica recetas que se transmiten de generación en generación como un tesoro preciado.

A través de la cocina nos acercamos a diferentes culturas y conocemos sus costumbres, es decir que se constituyen en una herramienta maravillosa para que nuestros niños descubran el mundo que les rodea como por ejemplo: los tacos mexicanos, la pizza italiana, los fríjoles paisas y millones de recetas que hacen que la vida esté llena de magia, olores y sabores.

En esta ocasión quisimos compartir contigo 10 beneficios de cocinar con tus hijos e invitarte a que aproveches este tiempo de cuarentena para propiciar varios espacios de cocina en familia, así como lo hacemos en nuestras Tardes de Atelier de Bumble Bee En Casa y como lo haremos en nuestro Camp At Home (campamento de vacaciones en Julio).

1) Autoconfianza: La cocina permite que los niños sean autónomos y se pongan manos a la obra. El ejercicio de planear una receta, con sus ingredientes y luego ver un producto terminado produce una sensación de logro, de meta cumplida, que aumenta la confianza en sí mismos.

2) Desarrollo del lenguaje y expansión del vocabulario: en la cocina usualmente vamos hablando sobre aquello que vamos a preparar, nombramos los ingredientes y verbalizamos el paso a paso. Este simple proceso promueve el desarrollo del lenguaje de nuestros niños, pues están en constante recepción de frases y oraciones significativas que conforman las representaciones mentales del mundo que nos rodea. Además, conoceremos ingredientes y procesos nuevos que irán ampliando nuestro vocabulario. Cuando tu hijo no reconozca alguna palabra, tómate el tiempo de explicarle el concepto.

3) Seguimiento de instrucciones: una de las tareas más importantes en los primeros años de vida es promover el seguimiento de instrucciones de los niños pequeños. Esto tiene una razón fundamental y es ir fortaleciendo sus funciones ejecutivas, es decir la planeación de eventos sucesivos para llegar a un fin. A medida que los niños crecen, el seguimiento de instrucciones se va complejizando. Por ejemplo, a un niño de 1 año puedes decirle: “pásame por favor tu pañal”, a un niño de dos años puedes decirle “pásame esas medias azules”, a un niño de cuatro años puedes decirle “tráeme por favor la camisa azul que está sobre la cama de papá” y así sucesivamente. El cerebro aprende a recibir la información, a organizarla, a planear y a ejecutar. Seguir el paso a paso de una receta es una manera maravillosa de fomentar y promover el seguimiento de instrucciones.

4) Trabajo en Equipo: Cuando vamos a cocinar en familia somos un solo equipo, con tareas cada uno que se orientan a un mismo objetivo, una misma meta. El resultado dependerá del buen trabajo y la buena disposición de todos y cada uno de los miembros. Es así, que podemos inculcar desde pequeños en nuestros hijos la importancia del trabajo colaborativo que no sólo le hará ser más eficiente y más feliz en las tareas que emprenda en su vida escolar y adulta sino que es hoy una de las competencias mejor valoradas en el ámbito laboral.

5) Manejo de la frustración: a quién no le ha pasado que se ha equivocado preparando una receta o que a veces el resultado final no es como uno lo esperaba. Muchas veces pasa eso en la cocina, que es per se un espacio de ensayo y error. Y así también nos pasa en la vida diaria, en la cotidianidad, a veces las cosas no salen como esperamos y es importante aprender a manejar la frustración desde pequeños, a identificar el malestar, aceptarlo y sobre todo a reponernos de la situación y volverlo a intentar.  Acá tenemos un video sobre cómo manejar la frustración en niños pequeños.

6) Causa y efecto: uno de los conceptos más importantes en ciencia es la relación de causa y efecto y en la cocina se produce todo el tiempo: por ejemplo el líquido se vuelve sólido, la masa se infla, las preparaciones cambian de color y textura, lo que es simple se vuelve dulce, o salado, a amargo o picante. Infinidad de situaciones de causa y efecto. Procura que cada vez que ocurra lo verbalicemos y lo comentemos con nuestros pequeños.

7) Creatividad: Seguramente en medio de las preparaciones le pondremos nuestro toque personal. A medida que vayamos entendiendo cómo funciona la cocina, los niños se atreverán a hacer nuevas propuestas y a modificar las recetas para ver qué tal sale. ¡Maravilloso! De esa manera damos rienda suelta a la imaginación y la creatividad que es lo que nos diferencia en un mundo cada vez más automatizado. La posibilidad de crear ayuda a ver la vida con otros ojos, a encontrar oportunidades en las dificultades, a ser residentes y no dejarse aplacar por las situaciones difíciles… por eso, ¡a crear se dijo!

8) Matemáticas: El espacio ideal para aprender matemáticas con los más pequeños y con los más grandes. Al niño de dos y tres años le podemos preguntar ¿cuántos huevos ves en la mesa? Al niño de 6 años le podemos preguntar ¿Si vamos a usar 3 huevos y ya eché dos en el recipiente, cuántos me quedan en la mesa? Y al de 8 y 9 podemos preguntarle a cerca de 1/2 taza o 1/4 de taza… empezando a trabajar con fracciones… El campo de acción es muy amplio y sólo debemos aprovecharlo como padres de familia haciendo de este siempre un espacio de diversión.

9) Integración Sensorial: Como hemos venido hablando en nuestras redes de Instagram @jardinbumblebee y en nuestro canal de Youtube Jardín Bumble Bee, toda la información entra al cerebro de los niños por los sentidos durante los 2 primeros años de vida y hasta los 6 años de edad. En un espacio como la cocina se activan todos los sentidos al tiempo: el gusto, el tacto, el olfato, la vista y la audición, permitiéndonos tener una experiencia completa de estimulación sensorial. Es. Muy importante permitirles a nuestros niños que se unten, que prueben, que huelan, que observen y describan para sacar el mayor provecho en términos de los sentidos.

10) Vínculo Emocional: Finalmente pero lo más importante de todo es el lazo de amor que construye la cocina. Cocinar con nuestros papás y hermanos será algo que nunca olvidemos y que transmitiremos de generación en generación. Ese espacio de diversión y complicidad nos recuerda que somos parte de una familia, que compartimos entre todos un lugar sagrado y que existen muchas maneras de expresar el amor y una de ellas es cautivando a través de los sentidos, del arte y de la creación que propicia la cocina.

Ahora que ya conoces estos beneficios de cocinar en familia esperamos que te pongas manos a la obra para aprovechar al máximo esta cuarentena. Cualquier inquietud no dudes en consultarnos a través de los mensajes directos de nuestro Instagram @jardinbumblebee

¡Tenemos una increíble sorpresa para que te diviertas con tu pequeño un montón!

Tomamos algunas de las recetas que hacemos en nuestro Camp At Home y Tardes de Atelier para que las disfrutes totalmente gratis con tu hij@

Caro Villegas

Co-Creadora Jardín Infantil Bumble Bee

Magíster en Pedagogía

LifeCoach

IG: @Carovillegasd